Página Entidad

Bloque Principal

icono
LOS PRIMEROS POBLADORES DE ALCONCHEL
usted está en Historia de Alconchel » Los Primeros Pobladores

HISTORIA DE ALCONCHEL

I. LOS PRIMEROS POBLADORES DE ALCONCHEL

Los trabajos arqueológicos desarrollados en los márgenes del río Guadiana a consecuencia de la construcción de la presa portuguesa de Alqueva, han dado de sí el hallazgo de una serie de importantes yacimientos arqueológicos que desenmascaran el origen prehistórico de Alconchel. Los grabados encontrados en el área en torno al denominado Molino Manzánez del término municipal de Alconchel coincidiendo con la orilla del río Guadiana han permitido encontrar debajo de una capa de limos y líquenes, una amplia muestra de representaciones artísticas de los primeros pobladores de Extremadura. Los grabados realizados en su mayoría sobre superficies lisas subhorizontales, patinadas en color gris negruzco o rojo castaño, se corresponden con una tipología donde están representadas líneas, zig-zags, escaleriformes, peines, ramiformes, rectángulos, triángulos, círculos, reticulados, zoomorfos y antropomorfos, entre otros. Todos fueron realizados con el uso de dos técnicas: el grabado filiforme y el grabado piqueteado. Actualmente se les concede una cronología a los grabados que se extiende desde el Paleolítico Superior, con lo que podemos ya remontar el origen de Alconchel a los primeros pobladores de Extremadura.


Posteriormente se han documentado algunas evidencias que apuntan a la presencia de algún tipo de asentamiento coincidiendo con el auge del fenómeno megalítico en la región, como lo demuestra la presencia documentada de dólmenes y mehires en el término de Alconchel; no es de extrañar, dada la abundante presencia de los mismos en los cercanos términos de Barcarrota, Almendral o incluso Cheles.


De otras épocas como el Calcolítico parece documentarse algún tipo de ocupación en el Cerro de Miraflores actual enclave de ubicación del castillo del mismo nombre. De todos es conocida la ocupación por parte de los llamados “Célticos de la Beturia”, estrechamente vinculados con los célticos portugueses, de la mitad occidental de la actual provincia de Badajoz, un poblamiento encaminado al control de las adehesadas cuencas de los ríos Ardila, Alcarrache y Guadiana y a la explotación de los abundantes filones férricos del sudoeste de Badajoz, siendo máximo exponente de ello el propio cerro de Miraflores que hubo de contar con un tipo de poblamiento característico de estos hombres. De esta época todavía se aprecian elementos ciclópeos como base defensiva que han sido aprovechados como cimentación de algunos tramos de las murallas del castillo.


Este lugar adquirió gran importancia para sus pobladores no solo por su lugar estratégico, en alto, que garantizaba su defensa, sino también por su riqueza de mineral. Por este motivo los romanos, siempre atentos, no dejaron escapar el aprovechamiento de la zona del cerro de Miraflores y del cercano cerro de la Herrerías que se convirtieron en una gran área de riqueza. De este poblamiento romano dan fe las lápidas sepulcrales con inscripciones latinas, alguna encontrada en las laderas del castillo, algunas monedas y un sarcófago aparecido en la villa, todo datado en torno a los siglos II-III d.C.


La posterior ocupación del territorio por parte de los visigodos sería escasa y tan solo se atestigua su presencia a partir de algunos restos de columnas visigóticas y algunas monedas hispanorromana.


 

HISTORIA DE ALCONCHEL:

I. PRIMEROS POBLADORES DE ALCONCHEL

II. EDAD MEDIA  

III. EDAD MODERNA

IV. EDAD CONTEMPORANEA